¡Nuevas “buenas noticias” nos siguen alentando desde Roma!

Efectivamente, recordarán todos los buenos seguidores de la Causa de M. Mª Antonia de Jesús la notificación que dábamos a conocer en esta página del Blog el año pasado: la noticia de una carta escrita  expresamente para nosotras por el Cardenal-Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, Mons. Ángelo Amato, fechada el 13 de Julio de 2013, en la cual nos hacía saber su intención de proponer a fines de este año de gracia de 2014 la Positio Super Virtútivus de la Madre para ser discutida por el segundo grupo que está establecido, es decir, por la Comisión de los Teólogos Consultores del Dicasterio. ¡Esta promesa tan amable, la vemos ahora cumplida! El reciente día 7 de abril, a las 11:44 horas de la mañana, hemos recibido un escueto, pero entrañable, correo por parte del padre carmelita, Romano Gambalunga, Postulador general de la Orden del Monte Carmelo. He aquí lo que nos dice:

P. Gambalunga departiendo con el párroco de Bayona



"Querida Madre :
La Semana Santa está cerca de nosotros y con ella la fuente de nostra esperanza. Deseo a todas vosotras la alegría que viene del amore victorioso del Padre en Cristo Jesús. Hoy mismo la Congregación de las Causas de los Santos me ha confirmado que la Positio de María Antonia será discutida a principios de noviembre. ¡Agradecemos al Señor!"







         Es, pues, motivo para todos de enorme gratitud hacia esta Congregación que con tanto interés se está preocupando de la figura de nuestra humilde carmelita, acercándonos poco a poco al tercer y último paso que será la presentación a los señores cardenales, una vez aprobada por los teólogos, lo cual esperamos será así en el próximo noviembre, confiados en la oración y en el empeño que hemos de poner todos en seguir dando a conocer y a divulgar a la que ha sido ejemplo de vida y santidad carmelitana durante su vida, y puede ser en el momento actual un referente para la vida religiosa contemplativa de nuestros tiempos. Nos queda esta misión, queridos amigos, rezar y pedir –y hacer que otros pidan y se encomienden a ella-, para alcanzar el milagro deseado que nos abrirá las puertas definitivas de su Beatificación. ¡Que pronto la podamos invocar como a nuestra mejor valedora, con el título de Venerable Madre María Antonia de Jesús!

No hay comentarios:

Publicar un comentario